Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Anticorrupción insiste en los "múltiples y contundentes" indicios sobre Bárcenas

Duro alegato contra Pedreira por no practicar las diligencias acordadas por él mismo

El tesorero del PP y senador Luis Bárcenas. Ampliar foto
El tesorero del PP y senador Luis Bárcenas. EUROPA PRESS

La Fiscalía Anticorrupción asegura en el recurso de apelación contra el archivo del caso Gürtel, -acordado el pasado 1 de septiembre por el juez instructor de la trama madrileña, Antonio Pedreira-, que los indicios contra el extesorero del PP, Luis Bárcenas, son“múltiples y contundentes”, por lo que ha presentado un duro alegato contra la decisión de Pedreira de exonerarle del proceso. El fiscal discrepa abiertamente de los criterios del juez instructor y asegura que el sobreseimiento para Bárcenas resulta “prematuro e improcedente”.

El fiscal muestra su perplejidad por el hecho de que no se haya producido “ninguna circunstancia excepcional” que justifique el archivo antes de finalizar la fase de instrucción, y recalca que aún quedan pendientes diligencias relativas a Bárcenas, “que fueron acordadas por el mismo instructor y que aún no han sido cumplimentadas”.

“La relevancia y necesidad de estas diligencias para acreditar los hechos que se atribuían a Luis Bárcenas Gutiérrez hubo de ser valorada por el mismo Instructor que, sin embargo, sin aguardar a su resultado y sin motivar en absoluto la pérdida de utilidad de esas diligencias, acuerda el sobreseimiento respecto de aquél” dice el fiscal.

“La extemporaneidad de la decisión”, prosigue el fiscal en referencia a Pedreira, resulta ya de de un informe de la Agencia Tributaria sobre la posible comisión de un delito fiscal relacionado con la mujer de Bárcenas, Rosalía Iglesias, cuyas rentas se vinculan a las del extesorero del PP. Además resulta procesalmente “incorrecto”, remacha el fiscal, dictar el archivo provisional en un momento en que se ha perdido la competencia sobre la causa.

Anticorrupción insiste en que concurren numerosos indicios de la comisión por Bárcenas de delitos contra la Hacienda Pública por el impuesto sobre la renta de los años 2002 y 2003. Los hechos que podrían constituir dichas infracciones se refieren a la percepción por Luis Bárcenas de dádivas procedentes de Francisco Correa, el cabecilla de la trama Gürtel, por importe de 459.565 € en el año 2002 y de515.350 € en el 2003. Esas cantidades que no habrían sido declaradas en las correspondientes declaraciones tributarias, según el fiscal.

La principal fuente de prueba de esos cobros sería la documentación intervenida en el domicilio del tesorero de Francisco Correa Sánchez, el también imputado José Luis Izquierdo López. Dicha documentación incluye diversos documentos en los que se refleja la entrega a, entre otros,una persona oculta bajo las iniciales L. y L.B.

Según Pedreira, el argumento principal del archivo de la causa sería la imposibilidad de afirmar con la certeza suficiente que las iniciales “L.” o “L.B.” consignadas en documentos de reparto de fondos corresponden a Luis Bárcenas. “Sorprende esta afirmación”, dice el fiscal, cuando por el instructor se mantuvo el criterio contrario en una exposición razonada elevada al Tribunal Supremo, “sin que en este momento se motive cuáles el fundamento del cambio de postura”. “Y sorprende más aún”, añade el fiscal, “si se recuerda que el Supremo estimó en auto de 23 de junio de m2009 que concurrían indicios suficientes de un delito fiscal cometido posiblemente por Luis Bárcenas.

Según el fiscal, el avance de la instrucción ha confirmado esos indicios que el Tribunal Supremo avaló y con los que pidió al Senado el suplicatorio para proceder contra Bárcenas. Al respecto destaca que en el registro del domicilio de Pedro Crespo, el número dos de la trama, aparecieron en documentos informáticos una carta dirigida, precisamente, a Luis Bárcenas. Esos documentos muestran el empleo de las iniciales “L.B.” por el entorno de Francisco Correa para referirse a Luis Bárcenas.

Anticorrupción menciona después una factura de Touralp de marzo de 2002 por importe de 3.480€. Sobre dicha factura aparecen dos apuntes en el pen drive del contable de la trama, José Luis Izquierdo,que la relacionan con las iniciales “L.B.”. Esa factura, correspondiente a “cuatro billetes de avión Ginebra-Madrid y dos noches de hotel”, coincide con un viaje hecho por Bárcenas con Touralp, según reconoció en su declaración ante el juez.

El fiscal cita también la documentación intervenida en los registros en la que se repiten las iniciales “L.” y “L.B.” y otras veces “L. Bárcenas” y “Luis Bárcenas Gutiérrez”, para concluir que “concurren contundentes indicios de la correlación entre las iniciales “L” y “L.B.” y de éstas con Luis Bárcenas”.

Respecto a la “imposible comisión de delitos contra Hacienda por no alcanza la cuota  eventualmente defraudada por Bárcenas los 120.000 euros exigidos por el Código Penal”, el fiscal cita un informe de la Agencia Tributaria que aduce que las posibles cuotas defraudadas por Bárcenas podrían ascender a 220.591 euros en 2002 y a 231.907 en 2003.

El último de los argumentos expuestos por Pedreira para acordar el archivo fue la “prescripción del delito fiscal” del año 2003. El fiscal discrepa porque antes de finalizar el plazo de prescripción, el 1 de julio de 2009, se dictaron al menos dos resoluciones judiciales que permiten “tener por dirigido el procedimiento” contra Luis Bárcenas.

Delito de cohecho

El fiscal examina después el delito de cohecho que se atribuía a Bárcenas y rebate que no se pueda relacionar a Bárcenas con el “Luis el cabrón” que aparece en el pen drive del contable José Luis Izquierdo, al tiempo que critica duramente el cambio de criterio de Pedreira “sin ninguna explicación”. Para Anticorrupción, el juez “se contradice”diciendo primero que no había relación entre Bárcenas y Correa y señalando más adelante que “la relación entre Bárcenas y Correa era mala”. El fiscal demuestra, incluso con un extracto de una conversación telefónica, que las relaciones eran tan malas que, dada la “clara animosidad” de Correa frente a Bárcenas, éste podría muy bien ser “Luis el cabrón”.

Frente al archivo provisional por el delito de blanqueo de capitales, el fiscal alega las operaciones de Bárcenas relativas a compraventa de obras de arte; el crédito de 10 de diciembre de 2002 dispuesto por importe de 325.000,00 € y devuelto el 20 de enero de 2003 ―en cuantía de 330.000,00 €―; y la participación que se le atribuye en el Proyecto Twain Jones a través de la mercantil británica Rustfield Trading Ltd.

Para el fiscal, resulta imprescindible tomar en consideración que, de acuerdo con las declaraciones de Bárcenas y su esposa, Rosalía Iglesias, era el primero quien gestionaba todos los recursos económicos del matrimonio así como que los ingresos de Rosalía Iglesias procedían de su trabajo de restauración de muebles sin que recordara haber procedido a la venta de algún elemento de su patrimonio. Y ello porque la Agencia Tributaria fundamenta la atribución de las rentas de Rosalía Iglesias a su cónyuge, Luis Bárcenas, por la carencia de la primera de fuentes de rentas en esos años.

Cuenta en Suiza

Por último, la titularidad de una cuenta de Luis Bárcenas en Suiza “dotaría de mayor sentido a las operaciones” descritas en el apartado del blanqueo de capitales. Luis Bárcenas conseguiría así trasferir a ese país el efectivo percibido de Francisco Correa y devolvería el crédito con dinero que le prestó el banco. El único coste sería el interés abonado por el crédito, notablemente inferior a los impuestos que se hubieran devengado y al riesgo de ser objeto de investigación, concluye el fiscal.

En cuanto a la disposición de los fondos en Suiza,una de las formas de repatriar el dinero sería la simulación de venta de elementos patrimoniales por un elevado importe que se declaran adquiridos en tiempos remotos y por escasísimo precio. Ello permite “blanquear” el importe que se declara percibido por la venta evitando, además, cualquier tributación.

El fiscal no se resiste a destacar “la incongruencia” del juez Pedreira al acordar el sobreseimiento cuando aún no se ha recibido contestación de Suiza a la comisión rogatoria para esclarecer los movimientos de esa posible cuenta.

Anticorrupción concluye pidiendo al Tribunal Superior de Madrid que revoque el sobreseimiento y archivo del caso Gürtel para Bárcenas.

Más información