Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubalcaba convence a Chaves y Guerra de que vayan en las listas para el 20-N

El exvicepresidente del Gobierno con Felipe González será de nuevo el número uno por Sevilla

El expresidente andaluz encabezará la lista por Cádiz

El candidato a la presidencia cosecha así dos síes más que simbólicos

Ampliar foto
Guerra y Rubalcaba, durante un pleno en el Congreso.

El candidato socialista pretende ajustar estos días sus principales propuestas programáticas y su equipo: los cabeza de lista que le acompañarán en el reto marcado el 20-N. Y se está llevando algunas buenas noticias y algún desengaño. Alfredo Pérez Rubalcaba ha cosechado dos síes más que simbólicos.

El actual vicepresidente tercero, Manuel Chaves, presidente de la Junta de Andalucía 19 años, será el número uno de nuevo por la provincia de Cádiz. Ya fue diputado y cabeza de lista en esa circunscripción entre 1977 y 1990. También le ha dicho que sí, que repetirá, un histórico, Alfonso Guerra. El exvicepresidente y exvicesecretario general del PSOE en la época de Felipe González es el único parlamentario actual que ha estado en el Congreso las nueve legislaturas. Siempre por Sevilla, como ahora. Tiene 71 años.

Bono no quiere repetir

Rubalcaba parece que no podrá incluir en las listas a José Bono, el actual presidente del Congreso, quien ha reiterado su intención de no repetir por motivos familiares. Ya fue diputado por Albacete en la I y II legislatura. Rubalcaba ha intentado convencerle de que reconsidere esa retirada y se presente como número uno por Toledo pero hasta ahora no ha sido posible.

El presidente del Congreso, José Bono, ya sugirió durante este verano en un encuentro con periodistas en Salobre (Albacete), su pueblo natal, que quizás no repetirá en las listas del PSOE: "Mi inclinación personal sería la de no estar", afirmó en el patio de su casa, aunque también dijo que su presencia o no dependería de lo que le pidiera el candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba. Rubalcaba se lo ha reiterado pero sin éxito.

Pero quien también le ha dicho que no es el que fuera ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, a quien se le ha tentado por Córdoba, donde de momento ha dicho que sí la actual titular de Medio Ambiente, Rosa Aguilar, lo que ha supuesto una disputa interna con la ex ministra de Cultura, Carmen Calvo. Moratinos, tras salir del Gobierno y no lograr el puesto al que aspiró en la FAO, se retira de la política.

Rubalcaba, además, cuenta para sus candidaturas con Antonio Camacho, que le sustituyó en el Ministerio del Interior, quien ha manifestado su deseo de concurrir por primera vez a las elecciones generales en la lista de Madrid. Junto a él se situarán Elena Valenciano, que será la número dos por la capital. El exministro quiere doblar el número de mujeres en las listas del PSOE para las elecciones y su objetivo es llegar al menos al 40% de candidatas y reforzar su presencia en los primeros puestos de las listas. 

Además de a su coordinadora de campaña y responsable de política internacional del PSOE, el candidato tiene también en alta estima y le reserva un lugar destacado a Cristina Narbona, exministra de Medio Ambiente. La ministra actual del ramo, Rosa Aguilar, y la de Exteriores, Trinidad Jiménez, tendrán también un puesto relevante. La ministra de Defensa, Carme Chacón, que se postuló como rival de Rubalcaba para optar a ser candidata socialista a las generales, tiene muchas opciones para ser cabeza de lista en Barcelona, aunque el PSC deberá decidirlo a través de primarias en septiembre.

Además de a su coordinadora de campaña y responsable de política internacional del PSOE, el candidato tiene también en alta estima y le reserva un lugar destacado a Cristina Narbona, exministra de Medio Ambiente. La ministra actual del ramo, Rosa Aguilar, y la de Exteriores, Trinidad Jiménez, tendrán también un puesto relevante. La ministra de Defensa, Carme Chacón, que se postuló como rival de Rubalcaba para optar a ser candidata socialista a las generales, tiene muchas opciones para ser cabeza de lista en Barcelona, aunque el PSC deberá decidirlo a través de primarias en septiembre.