Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guerra califica la limitación del déficit como una “píldora envenenada”

Méndez reprocha en Rodiezmo al PSOE y el PP “su sumisión” a los mercados

El exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra ha presentado la reforma constitucional que limita el déficit como una “píldora envenenada” que se ha tenido que tragar el Ejecutivo para que “los poderosos” no arrasaran el país. El presidente de la Fundación Pablo Iglesias hizo esa afirmación durante su intervención en la fiesta anual del sindicato socialista SOMA-FIA-UGT en Rodiezmo (León), en la que el líder ugetista, Cándido Méndez, definió la reformada de la Constitución como “un acto de sumisión de la política” a la ideología que ha provocado la crisis.

Por segundo año consecutivo, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, no acudió a la concentración, en la que desde que accedió a La Moncloa solía anunciar la subida de pensiones para el año siguiente. Y tampoco intervino ningún otro miembro de la Ejecutiva Federal del PSOE.

Tras invocar que “a veces la verdad no gusta oírla”, Guerra afirmó que vivimos una “dura época” en la que “los enemigos de los humildes” se han adueñado de los resortes del poder y se ha declarado una guerra de la economía contra el pueblo. El diputado socialista reprochó a los gobernantes populares el “cuento” de la herencia socialista, que “no cuela”, para justificar sus recortes presupuestarios, ya que el Ayuntamiento y la Administración autonómica más endeudados son el de Madrid y la Comunidad Valenciana, ambos controlados por el PP. “¿Herencia socialista? Pregunten en otro sitio, pregunten en el sastre”, ironizó en alusión a los regalos de trajes al expresidente valenciano Francisco Camps (PP) por parte de la red corrupta de Gürtel.

¿Herencia socialista? Pregunten en el sastre"

el exvicepresidente

El ex vicesecretario general del PSOE aseguró que “la culpa de la crisis es la codicia de unos pocos”, e insistió en que, ante las elecciones del 20-N, hay que despertar a “mucha gente anestesiada” que cree que el PP va a resolver los problemas. Ante los miles de militantes y simpatizantes del SOMA-FIA-UGT reunidos en Rodiezmo, defendió que la próxima cita con las urnas es una gran oportunidad para que la verdad y la justicia “se abran paso”. Y tras reconocer que en términos genéricos que existen “problemas” en la financiación del Estado de bienestar, acusó al PP de no creer en ese modelo y de querer “destruirlo”. Esa es, según él, una de las diferencias básicas entre el PP y el PSOE.

A poco más de dos meses de las elecciones, el secretario general de la UGT, Cándido Méndez, no ocultó sus críticas al Gobierno. Méndez afirmó que tanto el PSOE como el PP están “desautorizados por la realidad” tras la reforma de la Constitución, que considera “un acto de sumisión de la política” a la ideología que ha provocado la crisis.

El secretario general del FIA-UGT, Antonio Deusa, pidió al sindicato que “retome la senda ideológica de la izquierda” para defender los derechos sociales, “gravemente perjudicados”.