Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno madrileño es el que menos esfuerzo hace en educación

Su gasto público en enseñanza supone el 2,88% de su producto interior bruto

Se ha convertido en una especie de lugar común en la educación la sentencia que dice que el aumento de los recursos, por sí solo, no garantiza la mejora de la calidad de la escuela. Sin embargo, “reducir los recursos sí predice una bajada de la calidad”, asegura el catedrático de Didáctica y Organización Escolar de la Universidad de Granada Antonio Bolívar. Y eso es lo que han hecho absolutamente todas las comunidades en los presupuestos de este año 2011, dentro de una horquilla que va desde el 1,4% de bajada en el País Vasco hasta el 7,2% de Extremadura o el 7,9% de La Rioja. El grueso de esa rebaja es el recorte de sueldos docentes, pero también se ha llevado por delante programas de atención a la diversidad o de formación.

Sin embargo, todo eso hay que contemplarlo dentro de contextos muy distintos en cada comunidad, con resultados educativos diferentes y, sobre todo, dentro del esfuerzo que cada Gobierno autónomo ha venido haciendo (o no) en educación. Así, Madrid es, al menos desde 2002, la comunidad que menos dinero público dedica a educación con relación a su producto interior bruto (PIB): en 2009 era 2,88%, cuando la media de toda España es el 5,03%. La que más se esfuerza es Extremadura (6,01%), seguida de Castilla-La Mancha (5,62). Las cifras las ha obtenido el Observatorio de la Educación de la Fundación Primero de Mayo de CC OO cruzando los datos de la última estadística de gasto público del Ministerio de Educación, de 2009, con los datos del PIB del Instituto Nacional de Estadística.

Aguirre destaca los buenos resultados de la comunidad en el examen Pisa

Hay que tener en cuenta el distinto nivel de riqueza de las comunidades (el 2,88% del PIB de Madrid es más dinero que el 6,01% del extremeño) y también lo es el número de estudiantes, por lo que habría que ponderar esa cifra con la del gasto por alumno. Así, por ejemplo, Navarra está en esfuerzo en relación al PIB en el 3,71% (sexto por la cola), pero en gasto por alumno de la escuela pública está la segunda (con 8.481 euros), solo por detrás de País Vasco. Sin embargo, Madrid también está a la cola en este apartado: está la penúltima con 6.003 euros, solo mejor que Andalucía, esta vez según datos de 2008 de Educación.

Sin embargo, el Gobierno madrileño se suele defender de quienes le acusan de no apoyar suficientemente la educación, sobre todo, la pública, sacando a relucir los datos del último informe Pisa de la OCDE, que colocó a los alumnos de 15 años de la autonomía en el primer puesto de España en cuanto a sus destrezas lectoras, y en los puestos de cabeza en ciencias y matemáticas. La presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, lo recordó ayer.

Las consecuencias de los recortes se verán a largo plazo, según los expertos

El profesor de Sociología de la Universidad de Salamanca Jaime Riviere explica que los resultados educativos son un complejo desenlace a largo plazo de muchos factores, como el nivel económico y cultural de una sociedad o de esfuerzos sostenidos durante años. Así, Riviere recuerda que varios estudios señalan que los resultados de las comunidades autónomas en Pisa parecen tener más relación con el nivel de alfabetización de sus poblaciones en los años sesenta del siglo pasado que con la inversión actual. Es decir, normalmente, en la mayoría de resultados se puede trazar un línea muy clara entre el norte (con mejores datos) y el sur de la Península y las islas.

Desde ese punto de vista, las posibles consecuencias adversas de los actuales recortes solo se podrán ver dentro de años. Precisamente por eso, la enseñanza “es un área muy golosa para hacer recortes, pues estos no tienen efectos muy negativos a corto plazo; sin embargo, son devastadores a largo plazo", advertía hace unos meses en este diario el catedrático de Economía José García-Montalvo, de la Pompeu Fabra.

Muchos expertos defienden la necesidad de gastar mejor el dinero del que se dispone, es decir, enfocando el gasto cada vez más a los programas de calidad, por ejemplo, de atención a la diversidad y de atención individualizada a los alumnos. Y estos son los que más se van a resentir —según el responsable de enseñanza pública de CC OO, Luis Castillejo— con medidas como el aumento de las horas de clase de los docentes funcionarios para reducir el número de profesores interinos que han llevado a cabo Madrid, Galicia, Cataluña, Navarra y ha anunciado Castilla-La Mancha.