Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las 10 grandes rectificaciones de Zapatero

El presidente concluye la legislatura renunciado a sus grandes promesas por la crisis económica

Principales indicadores económicos españoles. Ampliar foto
Principales indicadores económicos españoles.

“Tomaré las decisiones que España necesita aunque sean difíciles. Voy a seguir ese camino cueste lo que cueste y me cueste lo que me cueste", aseguró en tono grave José Luis Rodríguez Zapatero el 14 julio de 2010 durante el debate del estado de la nación dos meses después de anunciar el más radical cambio económico de un Gobierno democrático en la historia de España. La crisis, que tardó en reconocer, le obligaba a sacrificar su bandera política: la social. Estas son las renuncias y rectificaciones más importantes del presidente en materia económica.

Impuestos

Zapatero acuñó la frase “bajar impuestos es de izquierdas”. La reforma fiscal en vigor desde 2007 incluía un IRPF más bajo, más deducciones personales y familiares y la primera rebaja al impuesto de sociedades en democracia. Aquella reforma ya incluía la renuncia a la promesa de establecer un único tipo impositivo para todas las rentas. Después, en 2008, Zapatero suprimía de hecho el impuesto de patrimonio, que ahora estudia recuperar antes del 20-N y que el candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba también ha prometido volver a instaurar si gana las elecciones. Pese a las promesas de bajarlos o mantenerlos, en 2010 anunció una subida de impuestos que tenía como eje central el IVA y que fue muy criticada por los grupos de izquierda, que opinaban que penalizaba a los que menos tenían.

Sueldo de funcionarios

Zapatero defendía la necesidad de mejorar el poder adquisitivo de los funcionarios, pero fue el primero en rebajarles el sueldo. En mayo de 2010 anunciaba una reducción de un 5% de media en sus retribuciones, yendo más allá que el Gobierno de José María Aznar, que las había congelado. Apenas un par de meses antes, la vicepresidenta económica, Elena Salgado, había prometido que no tocaría los sueldos de los empleados públicos.

Reforma laboral: despido más barato y edad de jubilación

“A quienes piden un despido más fácil y más barato les digo: ¡‘Que no, que no!”, aseguraba Zapatero en febrero de 2009, ante 1.200 alcaldes y concejales socialistas en Madrid. La reforma laboral finalmente aprobada permite hacerlo pagando 25 días por año trabajado frente a los 33 de antes y ERES por previsión de pérdidas sometidas a arbitraje. La reforma también retrasa la jubilación a los 67 años y, en la mayoría de los casos, recorta las pensiones, al alargar el plazo de cómputo.

Pensiones congeladas

Tras las anuales subidas anunciadas en Rodiezmo (León), Zapatero anunció que las congelaba (salvo las mínimas) en mayo de 2010.

Deducciones por vivienda

En el debate del estado de la nación de 2009, Zapatero anunció la eliminación de las deducciones por compra de vivienda, salvo para quienes tuvieran rentas muy bajas (menos de 24.000 euros al año) y por tanto, con pocas posibilidades de comprar una casa. Después, y con el PP prometiendo resucitar esas desgravaciones, Zapatero anunció ayudas a la reforma de la vivienda. El pasado martes aprobó en el Congreso, con el único apoyo del PSOE, una rebaja de la mitad del IVA (del 8% al 4%) al comprar casa.

Cheque-bebé

La ayuda de 2.500 euros por hijo, sin tener en cuenta los ingresos de la familia, se aprobó en julio de 2007, todavía en tiempos de superávit. Se eliminó en mayo de 2010.

400 euros

En la precampaña electoral de 2008, Zapatero prometió 400 euros cada aña a los contribuyentes de IRPF. La medida murió en 2009.

Salario mínimo interprofesional

En el programa electoral de 2008, Zapatero prometió subir a lo largo de la legislatura, el salario mínimo a 800 euros. Actualmente es de 641,40.

Ayuda al desarrollo

Zapatero prometió que no la reduciría por la crisis e incluso instó a otros países a que tampoco lo hicieran. Pero en mayo de 2010 la recortó en 600 millones de euros a razón de 300 millones ese año y otros 300 el siguiente. El recorte obligaba a renunciar a otra promesa electoral: destinar el 0,7% de la Renta Nacional Bruta a Ayuda al Desarrollo en 2012.

Privatizaciones

Criticó con dureza las que llevó a cabo el Gobierno de Aznar, pero finalmente , anunció la privatización de parte de Aena (Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea) y de Loterías y Apuestas del Estado.