Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANA BOTELLA Concejal de Medio Ambiente y Movilidad de Madrid

“El Papa debe tener la misma libertad de expresión que el indignado de Sol”

Ana Botella defiende la visita del Papa y las medidas adoptadas por el Ayuntamiento

"No es trato de favor. También se da dieta especial en el hospital a los musulmanes"

"A mí no se me ocurriría pedir una manifestación anti nada", dice respecto a la marcha laica

Ana Botella, ayer, junto a las lonas colocadas para recibir al Papa en la plaza de Cibeles de Madrid
Ana Botella, ayer, junto a las lonas colocadas para recibir al Papa en la plaza de Cibeles de Madrid

Ha interrumpido sus vacaciones para estar en Madrid cuando la ciudad reciba hoy al Papa. No solo por sus convicciones católicas, sino porque Ana Botella (Madrid, 1953), concejal de Medio Ambiente y Movilidad, ha sido la interlocutora del Ayuntamiento con los organizadores de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).

Pregunta. ¿Qué aporta la visita del Papa a Madrid?

Respuesta. El Papa, como líder espiritual, viene a dar un mensaje a personas venidas de todo el mundo. No hay otro jefe de Estado, ni un líder político, ni un jugador de rugby... no hay nadie con esa capacidad de movilizar a tanta gente. Esas personas van a escuchar un mensaje de esperanza en un mundo tan complicado como el que estamos viviendo.

P. Me refiero a lo que aporta a la ciudad de Madrid.

R. ¿Desde un punto de vista económico, por ejemplo? Calculamos entre 150 y 250 millones de euros en gastos que harán los peregrinos. Y luego está la publicidad. Esa imagen del altar en Cibeles es espectacular y hay 4.000 medios acreditados que van a darla. ¿Cuánto habría costado esa gran campaña de publicidad si la hubiéramos tenido que pagar?

P. Han cerrado parte del centro al tráfico siete días seguidos. ¿Por qué no se hizo contra la contaminación y sí se hace ahora?

R. Esto es una cosa puntual.

P. También podría haberse hecho un corte puntual durante los picos de contaminación.

R. No era necesario en ese momento. No hubo una situación de emergencia. En cualquier caso, insisto en que no hay nadie que mueva esta cantidad de gente, es un acontecimiento sin precedentes. Además, estamos en agosto y es más fácil. Y luego, puede que no tantos días seguidos, pero en Madrid se corta el tráfico en miles de ocasiones: por partidos de fútbol, por el día de la bici, por las manifestaciones, por el desfile de las Fuerzas Armadas... La ciudad está muy acostumbrada.

P. ¿Hay algo que los organizadores de la JMJ pidieran y a lo que el Ayuntamiento dijera no?

R. No.

P. ¿Cuánto le cuesta al Ayuntamiento la visita?

R. Nada. Prestamos medios materiales, como en otros eventos: vallas, sillas... Pero los escenarios de Cibeles y Cuatro Vientos los paga la JMJ.

P. Pero sí hay un coste público: lo que deja de ingresar el Gobierno por las deducciones fiscales a los patrocinadores o el Ayuntamiento por la cesión de espacios a bajo precio. ¿Era necesario?

R. Este es un Estado aconfesional, no laico. La Iglesia católica es una institución que representa a muchos españoles. Madrid recibe esta semana el 2% del turismo de España en un año. Parece lógico que se tenga un trato con ellos...

P. ¿De favor?

R. No, de favor no es.

P. ¿Por qué hay que rebajar el billete de metro al peregrino y...?

R. Como se hace en miles de acontecimientos en el mundo con la gente joven. El peregrino lo es.

P. Le preguntaba por qué al peregrino sí y al parado no.

R. No tiene nada que ver. Estamos hablando de un acontecimiento con un líder espiritual y, por otro lado, turístico...

P. ¿El hecho de que sea un líder espiritual tiene peso en sí mismo para explicar las medidas del Ayuntamiento?

R. No lo dice el Ayuntamiento, lo dice la Constitución. El Estado es aconfesional pero tiene la obligación de facilitar a las diferentes creencias su práctica.

P. ¿Se tomarían las mismas medidas con un evento organizado por musulmanes?

R. Sin duda. Por ejemplo, a los musulmanes, cuando están en un hospital o una cárcel, se les facilita su dieta conforme a su religión.

P. ¿Eso es comparable?

R. Eso es facilitar la práctica de las creencias. Y en todo el mundo los jóvenes tienen descuentos.

P. ¿Por quién estaría el Ayuntamiento dispuesto a hacer un esfuerzo similar?

R. Por quien creyéramos que es conveniente para Madrid.

P. La fiesta del Orgullo Gay también es muy popular y trae mucho dinero. Pero este año su concejalía impuso restricciones...

R. Pero por el ruido. Aquí [en los actos de la JMJ] todo termina muy pronto. Y durante el Orgullo Gay se hace un esfuerzo de limpieza y seguridad incalculable. Se hizo el mismo esfuerzo que ahora.

P. ¿Entiende a los convocantes de la marcha laica?

R. No entiendo que la hagan en el mismo trayecto [que el Papa]. Se podrían manifestar por otro trayecto, ¿no?

P. Pero es en días diferentes, no van a coincidir.

R. Todo lo que sea provocar la confrontación no tiene sentido.

P. ¿Cree que esa marcha es una provocación?

R. A mí no se me ocurriría pedir una manifestación anti nada.

P. Las manifestaciones suelen ser anti algo...

R. Yo prefiero las pro algo, yo nunca me manifestaría anti nada.

P. Su partido ha participado en varias contra leyes del Gobierno.

R. Eso es distinto. ¿Qué hubieran dicho si el día del desfile de carrozas gay se hubiera pedido una marcha antigay?

P. ¿Cree que un ciudadano no católico puede considerar una provocación la imagen de la sede del Ayuntamiento convertida en vestuario para miles de sacerdotes durante la misa del martes?

R. Espero que no. El Ayuntamiento es la casa de todos y se utiliza para muchos eventos. Si el Dalai Lama pide mañana que le dejen usarlo, estupendo.

P. Las lonas con textos cristianos que se han colgado en fachadas de organismos públicos del Gobierno central y autónomo, ¿caben en un Estado aconfesional?

R. Yo creo que en un Estado aconfesional sí caben, no cabrían en un Estado laico.

P. Si el 15-M les pide que cuelguen una pancarta con sus eslóganes, que también tienen cierto respaldo social, ¿lo consideraría?

R. Bueno, sí. Pero es que la JMJ está calificada como evento de interés público.

P. ¿Le gustaría que el Papa en su homilía criticara las leyes españolas que considere anticatólicas?

R. El Papa viene a dar un mensaje universal. Pero vamos, quiero pensar que el Papa tendrá la misma libertad de expresión que pueda tener el indignado de Sol que ha tenido a los comerciantes perdiendo dinero durante meses. El Papa hablará de lo que le parezca conveniente.

Más información