Detenido un joven que planeaba atentar contra los manifestantes laicos

El presunto atacante planeaba emplear gases asfixiantes y otras sustancias químicas

El hombre, químico y ultracatólico, es de nacionalidad mexicana

Ampliar foto
Miles de personas participan en una marcha de protesta contra la visita de Estado del papa Benedicto XVI al Reino Unido, en Londres, en 2010. EFE

José Pérez Bautista, un estudiante de química orgánica en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), de 24 años y nacionalidad mexicana, ha sido detenido este martes por la mañana en el centro de Madrid, después de que agentes de la Comisaría General de Información descubrieran que tenía intención de atentar contra personas que se oponen a la visita del Papa durante la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) que se celebra en la capital. Fuentes policiales destacaron que el arrestado tenía información sobre procesos químicos que no tenían nada que ver con sus investigaciones y que podrían haber creado situaciones de pánico entre los asistentes a los actos públicos.

Fuentes de la Comisaría General de Información destacaron que en los últimos días este hombre había participado en foros de corte ultraconservador y de seguidores acérrimos del cristianismo. En sus participaciones no evitaba calificativos muy despectivos contra las personas que se oponen a la visita del Papa. Afirmaba que había que acabar con ellos lo antes posible y que para ello bastaba con fabricar gas sarín —un gas letal que se utilizó en el atentado en el metro de Tokio— con el que se mataría a 200 o 400 personas de una sola vez.

El precedente de Oslo

También llegó a decir cómo fabricar ácido sulfúrico y otras sustancias corrosivas o explosivas. Estos mismos foros de Internet le servían también para reclutar a posibles seguidores de su causa, según fuentes policiales. Los investigadores recordaron el caso de los recientes atentados de Noruega, en los que el supuesto autor lo contó con antelación en Internet y nadie le hizo caso.

Los agentes de Información entraron en su domicilio a las 12.50 de ayer, en la calle de Velázquez, donde residía con otros compañeros del CSIC. Con la autorización del Juzgado de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional, dedicada a temas de terrorismo, registraron el despacho que tenía en el Instituto de Química Orgánica General, un organismo dependiente del CSIC.

En los registros efectuados se le intervinieron una memoria portátil, dos cuadernos con anotaciones de procesos químicos que nada tenían que ver con sus estudios en el CSIC y un ordenador portátil con el que supuestamente tenía previsto reclutar adeptos. Tras prestar declaración en la Comisaría General, comparecerá ante el juez Ismael Moreno, quien decidirá sobre su posible ingreso en prisión.