Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP valenciano descarta que Rajoy vaya a pedir la dimisión de Camps

La portavoz del presidente de la Generalitat, Lola Jhonson, desconoce cuándo reaparecerá

El presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, cimentó su poder en el PP de esa comunidad frente a su antecesor, Eduardo Zaplana, en el manejo del calendario. Cuando los suyos le pedían que reaccionase ante cualquier provocación zaplanista —bien se tratase de un plante parlamentario o de una declaración disonante-, Camps se quedaba quieto y aguantaba sin mover una pestaña hasta que sus adversarios quedasen agotados. Entonces, fríamente, tomaba la iniciativa y reforzaba sus posiciones.

En esta ocasión ha decidido adoptar la misma táctica que tan buenos resultados le ha dado en situaciones anteriores. Esconderse de la tormenta de arena y esperar a que amaine antes de volver a exponerse públicamente. Camps registró ayer su cuarto día consecutivo sin agenda pública desde que el viernes el juez José Flors del Tribunal Superior de Justicia ordenase la apertura de juicio contra él y el exvicepresidente Víctor Campos, el diputado y exportavoz parlamentario Ricardo Costa y el exjefe de gabinete de la Consejería de Turismo Rafael Betoret por haber recibido regalos de la trama Gürtel. Pero lo hizo con el convencimiento de que el presidente nacional del PP, Mariano Rajoy, no le pedirá la dimisión.

El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha evitado pronunciarse

Así lo verbalizó ayer el actual secretario general del PP en la Comunidad Valenciana, Antonio Clemente, que llevaba varios días ignorando la situación judicial del presidente de la Generalitat. ¿Camps no se ha planteado la dimisión?, le preguntaron a Clemente en una entrevista en Punto Radio. “Ni se la plantea él, ni nos la planteamos nosotros”, respondió el número dos de los populares valencianos. ¿Y si Rajoy se la pidiera? “Eso no va a ocurrir”, sentenció Clemente.

Ayer, por segundo día consecutivo, el presidente nacional del PP, Mariano Rajoy, se negó a hablar acerca de la situación judicial de Camps. Lo mismo que la secretaria general del partido y presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, que tampoco quiso pronunciarse. Quienes sí lo hicieron fueron otros cargos como la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, que pidió la presunción de inocencia para Camps y recalcó el apoyo electoral obtenido, o el portavoz de Economía, Cristóbal Montoro, que tachó de “percance” el procesamiento del presidente valenciano, durante una entrevista en la SER.

Ante el mutismo de Camps, que podría reaparecer mañana durante el último pleno previsto en las Cortes Valencianas antes de las vacaciones estivales, la portavoz de la Generalitat, Lola Johnson, fue interpelada ayer hasta 15 veces sobre la situación del presidente valenciano tras el auto del juez Flors. Y todas ellas se estrellaron contra la misma respuesta: “No compartimos el auto. El presidente sigue trabajando. Si hace alguna comparecencia se les comunicará”.

En esta situación de deterioro institucional en la Comunidad Valenciana, el PSOE instó a Mariano Rajoy a tomar decisiones ante la grave situación judicial de Camps. “Alguna vez Rajoy tendrá que afrontar alguna de las responsabilidades que tiene, y una de ellas es hacer que Camps dimita”, sentenció la directora del comité electoral del PSOE, Elena Valenciano. El secretario general del PSPV-PSOE, Jorge Alarte, indicó: “Toda España está perpleja por la pasividad del señor Rajoy ante el enrocamiento de Camps”. La portavoz de Esquerra Unida, Marga Sanz, propuso al PP que someta al presidente valenciano a una moción de confianza.