Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy cambia Galicia por Valencia

El presidente del PP asegura que el proyecto de Núñez Feijóo es el propicio para España

En 2008 había asegurado que el camino a seguir era el marcado por el Gobierno valenciano

El presidente del PP, Mariano Rajoy, con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. Ampliar foto
El presidente del PP, Mariano Rajoy, con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. EFE

El líder del Partido Popular ha puesto hoy como ejemplo al Gobierno de Alberto Núñez Feijoo. Lo que hace Nuñéz Feijoo en Galicia es lo que Rajoy quiere ahora para España si, como indican los sondeos, se convierte en el próximo presidente del Gobierno. Hace tres años su modelo era otro: Francisco Camps y la Generalitat Valenciana. La gestión económica de Camps es “la que yo quiero aplicar para España”, dijo Rajoy en enero de 2008, cuando Gürtel era solo un extraño vocablo alemán y Camps, el apoyo decisivo que permitió a Rajoy seguir al frente del PP y salvar el Congreso nacional del verano de 2008. Eran otros tiempos, con otros referentes.

El presidente del PP ha manifestado esta mañana que España necesita “un cambio de Gobierno y otra forma de hacer política”. El líder del PP ha acudido al Foro Nueva Economía acompañado de del presidente de la Xunta de Galicia. Entre los asistentes, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y los portavoces populares en el Congreso y en el Senado, Soraya Saénz de Santamaría y Pío García Escudero.

Con Núñez Feijoo a su lado, Rajoy ha asegurado que los resultados de las reformas emprendidas en Galicia son las razones que permiten “ser optimistas en España” ante un posible cambio de gobierno. El presidente del PP ha insistido en que la Xunta ha sabido adoptar decisiones difíciles en materia sanitaria y de servicios sociales a pesar de la “incomprensión” del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. También ha destacado el “coraje” de la Xunta en el ámbito financiero y en materia lingüística. Ejemplos, todos ellos, de lo que el candidato del PP a la presidencia del Gobierno quiere para España. Se trata, dice Rajoy, “de ser serios, de formar gobiernos competentes, con liderazgo”, como los de su “compañero y amigo” Núñez Feijoo.

Hace algo más de tres años, Rajoy describió en términos parecidos a Francisco Camps. Junto al Gobierno de Esperanza Aguirre, la Generalitat Valenciana era para el líder popular el ejemplo de la “buena gestión económica que yo quiero aplicar para el Gobierno de España”. Así se expresó Rajoy en enero de 2008 en la última reunión de la Junta Directiva Nacional antes de las elecciones generales de marzo. Después, en verano, Camps fue el apoyo decisivo que permitió a Rajoy superar el rubicón del XVI Congreso nacional, celebrado precisamente en Valencia, y seguir al frente del PP. Las aguas bajaban revueltas en el partido, y Aguirre parecía dispuesta a forzar su candidatura a liderarlo. Camps se alineó con Rajoy. Pero todo eso ocurrió antes de que estallara el escándalo de Gürtel, de que Camps resultara imputado, y de que Rajoy comenzara a evitar su cercanía.

Hoy, Rajoy mantiene con Camps una relación fría, apuntalada por el nuevo triunfo del candidato popular en las elecciones autonómicas del pasado mayo. Ahora, el referente es Núñez Feijoo. Cambian los tiempos, cambian los amigos y cambian los ejemplos.