Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El expresidente González aconseja a Rubalcaba dejar ya el Gobierno

El exlíder socialista cree que Europa no es consciente de la "situación de emergencia" que vive

Defiende la inversión en "capital humano", a través de la sanidad, para salir de la crisis

El vicepresidente Alfredo Pérez Rubalcaba, candidato socialista a presidente del Gobierno, debería dejar "ya" el Gobierno. Es la opinión del expresidente Felipe González, expresada esta mañana en un desayuno informativo.

¿Cuando debería dejar el Gobierno Rubalcaba?, se le preguntó al expresidente. "Ya", fue su contestación. Después, González ha tenido que responder también a una cuestión sobre si era partidario del adelanto de las elecciones: "A España le conviene agotar la legislatura, al PSOE, no".

Pero el presidente ha aclarado que el PSOE no ha tomado un camino partidista, de actuar en su beneficio, porque al partido le hubiera beneficiado más haber disuelto las Cortes hace un año, cuando el presidente José Luis Rodríguez Zapatero, aprobó el paquete de medidas económicas.

Después, ha avisado de que, si cambia el Gobierno antes del final de la legislatura, no habrá un avance en las reformas: "No nos engañemos, si cambiara el Gobierno, en octubre o cuando fuera, se pararían las reformas por una razón política muy pequeña, porque esperarían a [las elecciones autonómicas en] Andalucía".

González ha afirmado también que tiene la impresión de que ni en España ni en Europa hay consciencia de la "situación de emergencia" que se vive. Según el expresidente, solo tuvo esa sensación cuando hubo que rescatar a la banca de la quiebra. "Si hubiera visto esa sensación, no hubiera habido ningún Gobierno ni ningún partido que hubiera hurtado ese cambio civilizatorio que es necesario", ha recalcado.

El expresidente ha sugerido que la receta para salir de la crisis es buscar un nuevo modelo de crecimiento y "recuperar una economía altamente competitiva". Pero también ha asegurado que, con el excedente de ese nuevo sistema, habrá que seguir defendiendo el estado de bienestar.

En este sentido, González ha asegurado que la inversión en educación y sanidad es fundamental, al ser los dos grandes pilares del estado de bienestar, y ha afirmado que concebirlas como un mero gasto social "es un error". "La sanidad es una inversión en capital humano, no podemos permitirnos, y menos en situación de crisis, prescindir de ella y recortarla de tal manera que empeore o perjudique su calidad", ha subrayado.

González ha llegado a bromear con que el sistema nacional de salud, como los éxitos deportivos de la selección española de fútbol y de Rafa Nadal, compiten en el ránking mundial. Por eso, ha propuesto un gran pacto entre todas las fuerzas políticas para fortalecer el sistema nacional de salud, que ahora cumple 25 años. "Temo que con la coyuntura de crisis y los recortes, se deteriore el sistema y quede peor de lo que estaba antes de la crisis", ha reconocido.

Además, el expresidente ha agregado que la relación entre lo que cuesta la sanidad y lo que realmente ofrece "es estimulante". Por eso, ha reclamado un aumento de la inversión, que, al menos, ha dicho, debería subir un punto o dos -"o lo que haga falta"- sobre el producto interior bruto. Para ello, ha vuelto a citar fórmulas como la de reducir las duplicidades innecesarias, como las Diputaciones, y ha asegurado que la inversión para la sanidad debería obtenerse a través de impuestos finalistas o, por ejemplo, impuestos especiales sobre el tabaco y el alcohol.

González también ha mencionado varias veces como una medida para salir de la crisis sería lIgar los salarios a la productividad, aunque no ha detallado más cómo lo haría, porque no quedaba tiempo en su intervención.

Más información