Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Artur Mas fragmentará la ley ómnibus para buscar apoyos en la oposición

El Gobierno catalán se abre a eliminar los aspectos más polémicos del anteproyecto

El Gobierno catalán fragmentará en tres partes la polémica ley ómnibus de simplificación administrativa con el objetivo de lograr los apoyos necesarios entre la oposición para llevar adelante la iniciativa en el Parlament de Cataluña. El Ejecutivo lo ha aprobado hoy en su reunión semanal y la medida se concreta en la aprobación la próxima semana de tres anteproyectos, uno de simplificación administrativa, otro de agilidad de la administración y un tercero de promoción económica. Así mismo, el Gobierno de CiU está dispuesto a eliminar del anteproyecto de ley asuntos que le había pedido la oposición como la modificación de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales.

El portavoz del Ejecutivo, Francesc, Homs, ha asegurado que la decisión de hoy obedece a buscar puntos en común entre el Gobierno y la oposición. "Hay un apriorismo compartido con varios partidos para simplificar la normativa burocrática". Homs ha revelado que ya ha habido contactos en el Parlament con el Partido Popular (PP), Esquerra Republicana (ERC) y, hoy mismo, con representantes del Partit dels Socialistes (PSC).

El anuncio del Gobierno de CiU llega después de que el Partit dels Socialistes decidiera ayer salir de su papel de oposición estricta para abrirse a pactos puntuales con el Ejecutivo catalán. Aunque los nacionalistas recelan de las intenciones reales del PSC, Homs ha garantizado un diálogo abierto con todos los que se ofrezcan. "Queríamos hacer las cosas de una manera y al final las haremos de otra", ha dicho.

La ley ómnibus es el anteproyecto de ley que, con 631 artículos, pretendía modificar de un plumazo unas 90 leyes vigentes. La oposición de izquierdas había criticado hasta ahora que bajo el pretexto de la simplificación administrativa se ocultaban intenciones desreguladoras y de tinte neoliberal. Los ejemplos era que la ley pretende limitar el acceso a la sanidad pública de aquellos que no lleven más de seis meses empadronados en Cataluña o abrir a la circulación de motocicletas varias vías incluídas en zonas protegidas. El Gobierno de CiU estudia ahora eliminar algunos de estos objetivos con el fin de poder aprobar las leyes antes de que finalice el año.