Selecciona Edición
Iniciar sesión

El Congreso aprueba por unanimidad estudiar propuestas del 15-M

Primera respuesta de mínimos a las protestas de los indignados

Es una moción no vinculante y de mínimos, pero es la primera respuesta del pleno del Congreso a las protestas del Movimiento 15-M, y ha sido aprobada de forma unánime en una legislatura en la que es muy difícil lograr acuerdos entre todos los partidos.

La propuesta inicial de Joan Ridao (ERC) planteaba crear una subcomisión parlamentaria para estudiar las proposiciones de los indignados, pero para que todos los grupos apoyaran la moción ese punto tuvo que ser retirado. El texto final quedó como una breve declaración. Por un lado, insta al Gobierno a presentar la ley de transparencia antes de agosto. El Ejecutivo llegó a aprobar este proyecto de ley, pero luego tomó la decisión de frenar su tramitación, por lo que el apoyo del PSOE a la moción supone una rectificación evidente.

El segundo punto, mucho más abierto, prevé “aprovechar el trámite parlamentario de la ley para examinar las medidas que sean necesarias para profundizar en la democracia y la participación política, además de la transparencia y control de las instituciones democráticas”.

Y, por último, pide “tramitar con la máxima celeridad y diligencia” una proposición de ERC para cerrar vías de agua en la ley de financiación de partidos, fiscalizando, por ejemplo, las fundaciones.

El debate, no obstante, no fue en absoluto suave, porque todos los portavoces reprodujeron los esquemas que en distinta medida ha provocado la protesta: enfrentamiento y descalificación entre los partidos y defensa de la denostada actividad de los políticos. José María Lasalle (PP) defendió la democracia representativa y arremetió contra el PSOE por los incumplimientos de los códigos de buen gobierno. Jordi Jané (CiU) defendió a los diputados frente a las imágenes de escaños vacíos, porque trabajan fuera del hemiciclo. “Si hace falta se viene los fines de semana para no parecer vagos”, aseguró Aitor Esteban (PNV). Y Mariví Monteseirín (PSOE) arremetió contra los medios de comunicación por la impresión que dan de la clase política y porque no informan de lo que esta hace. Expresamente lamentó el “periodismo de reacciones”, obviando que los medios recogen opiniones de políticos.

Joan Ridao ha celebrado el consenso de todos los partidos -que han consensuado el texto final- por haber escuchado algunas de las reclamaciones del Movimiento del 15-M. "Hace falta más política que nunca ahora, no hay nada malo en que el Parlamento escuche este aldabonazo crítico", ha dicho Ridao, quien ha recordado que la iniciativa pide al Ejecutivo que remita en el actual periodo de sesiones el proyecto de ley de acceso a la información pública que ha prometido en varias ocasiones.

ERC, no obstante, aseguraba antes de retirar la propuesta de la subcomisión que contaba ya con el apoyo del PP y del Grupo Mixto para su propuesta, que se someterá a votación este martes en el Pleno del Congreso, de crear la subcomisión que estudie medidas que "profundicen" en la democracia y la participación ciudadana y que impulse la credibilidad, la transparencia, la austeridad y el control de las instituciones del Estado y sus miembros.

Cada una de estas subcomisiones de estudio recibe la comparecencia de afectados por los temas que trata y en este caso podría servir para escuchar en el Parlamento a representantes del movimiento 15-M y Democracia Real Ya.

Según explicó Ridao,en rueda de prensa, ERC no tiene "ningún inconveniente" en mantener contactos con los representantes del 15-M e incluso aseguró suscribir buena parte de sus propuestas "más realistas" pues ya las ha defendido en el Congreso. Lo que no le parece bien es que este movimiento no distinga entre los partidos políticos e incluso tilde de dóciles a las minorías de izquierda. "No todos los partidos somos iguales", proclamó.

En similares términos se pronunció el diputado de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, que opina que el Congreso debería replantearse tanto el sistema electoral como el Pacto del Euro. Según ha dicho, los políticos están "abocados" a dialogar con el movimiento 15M para evitar una fractura social.