Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La patronal madrileña reclamará ante la Fiscalía las pérdidas que causa Sol

Los comerciantes de la zona pedirán a la delegada de Gobierno en su cita de hoy o mañana que "mueve ficha" para "regresar a la legalidad"

Dolores Carrión pide "prudencia" al igual que Rubalcaba

Los acampados deciden esta tarde cómo reestructurar el campamento

Un muñeco que no quiere ver ni hablar, en la acampada de Sol. Ampliar foto
Un muñeco que no quiere ver ni hablar, en la acampada de Sol. EFE

La paciencia de los empresarios con los acampados de la Puerta del Sol se ha agotado definitivamente. El presidente de la patronal madrileña CEIM, Arturo Fernández, ha anunciado esta tarde que, "salvo que haya una sorpresa", en alusión a un desalojo policial o a un levantamiento del campamento por parte de los jóvenes indignados, su organización acudirá a la Fiscalía para pedir daños y perjuicios "a quien corresponda" por las "grandes pérdidas" que la protesta del movimiento 15-M ocasiona a los comerciantes de la zona.

Tras la audiencia concedida por el Rey a la cúpula directiva de CEIM y la Cámara de Comercio e Industria de Madrid, el también vicepresidente de CEOE ha precisado que la patronal madrileña está a la espera de lo que diga la delegada del Gobierno, Dolores Carrión, que prometió darles una respuesta "como plazo máximo hoy martes". "Entendemos que, salvo que haya alguna sorpresa, no tendremos más remedio que ir a la Fiscalía", ha concluido Fernández. No parece que dicha sorpresa se vaya a producir. En la misma línea que las declaraciones de ayer de Rubalcaba, Carrión ha asegurado esta mañana que se debe actuar con "mucha prudencia", "sentido claro de responsabilidad" y conforme a "criterios de proporcionalidad y congruencia". La delegada tenía previsto reunirse con los comerciantes afectados hoy, cita que se producirá a última hora de esta tarde o, incluso, mañana por la mañana.

Las quejas de los comerciantes

Los comerciantes de la Puerta del Sol se declaran "indignados y totalmente engañados" después de que la asamblea del 15-M acordara el domingo continuar con la acampada, sin que por el momento haya una fecha para levantarla. En vista de que esta situación, que consideran "insostenible", se alarga, van a pedir a Carrión que "mueva ficha". Quieren transmitirle la "necesidad de que vuelva la legalidad a Sol y que hagan lo que tengan que hacer".

"Para nosotros es una gran decepción, porque desde el Movimiento dijeron que se marcharían el domingo y estamos convencidos de que ya no dominan el campamento", subraya el presidente de la Confederación de Comercio de Madrid (Cocem), Hilario Alfaro. "La delegada nos pidió paciencia y una semana. Ya ha pasado y a ver qué nos cuenta. Lo que queremos es que la situación vuelva a la normalidad y a la legalidad", subraya. "Ya no esperamos nada de los pretendidos portavoces del campamento; de quien esperamos la solución es de la Delegación del Gobierno", coincide en señalar el presidente de los Comerciantes de Preciados, Carmen y Arenal (Apreca), Ignacio Lario.

Lario asegura que solo depositan su "plena y absoluta confianza a día de hoy en la Unidad de Intervención Policial desplegada en la plaza,y en la Delegación del Gobierno para buscar la solución más rápida posible a esta situación insostenible". Además de la caída del 70% de la facturación, Alfaro recuerda que están pendientes de firmarse 1.500 nuevos contratos temporales para cubrir la temporada primavera-verano y las vacaciones del personal de los comercios, pero no se podrán hacer "hasta que esto se acabe". Es verdad, agrega, que "hay mucha más gente en la zona, pero no con el perfil de consumidor, que necesita cierta tranquilidad, cierta seguridad y limpieza para hacer sus compras".

Por su parte, el presidente de la Asociación Empresarial Hotelera, Antonio Gil, reitera que los hoteles han tenido un 30-40% de cancelaciones, porque "la acampada da una imagen de conflicto, y al turista no le gusta el conflicto". A su asociación le preocupa que la acampada continúe, ha asegurado Gil, quien ha pedido "a las administraciones municipal y autonómica que soliciten a la Delegación del Gobierno que cumpla con su labor para que esta situación no se pueda eternizar".

Hoy, la acampada cumple su 17º día de protesta. Ayer los indignados se tomaron una jornada de reflexión y a las ocho de esta tarde estudiarán reestructurar el campamento, que para algunos "se ha convertido en un albergue". "Y esa no era la idea inicial de esta acampada", explicaba ayer un miembro del 15-M. La comisión de infraestructuras señaló que les preocupa la seguridad y recomendó "apuntalar y retirar algunas carpas". Una voluntaria de la comisión de Medio Ambiente, Alba, ha dicho esta tarde a Efe que "es probable" que se proponga reducir el tamaño.