Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero y todos los barones confirman a Rubalcaba como el mejor candidato

Rubalcaba será propuesto mañana en el comité federal candidato a la presidencia del Gobierno

Blanco afirma que Zapatero será secretario general hasta las próximas elecciones generales

El congreso queda para después de esos comicios y la conferencia política será en septiembre

Ampliar foto
Foto capturada del twitter de Patxi López, en la que se ve a Zapatero abandonando la reunión de hoy.

El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, ha pedido a la Ejecutiva Federal del PSOE que proponga en la reunión del comité federal de mañana a Alfredo Pérez Rubalcaba como candidato a la presidencia del Gobierno para las elecciones del año que viene. Zapatero ha asegurado ante los barones del PSOE, con los que está reunido en la sede federal del PSOE, que Rubalcaba, vicepresidente primero y ministro del Interior, es  "su candidato" y "el mejor candidato posible".

Zapatero ha nominado así a Rubalcaba como su candidato y ha escuchado a continuación la posición sobre esa propuesta de todos los barones presentes en la reunión. José Blanco, que ha comparecido tras la cita en la sede de Ferraz para responder a todo tipo de preguntas, ha ratificado que "todos los barones" que han intervenido han refrendado la postura de Zapatero a favor de Rubalcaba. El vicesecretario general ha precisado, a preguntas de los periodistas, que así se habían expresado desde el catalán José Montilla, hasta el madrileño Tomás Gómez y también así de directamente el castellano manchego José María Barreda. Y que el primero en fijar ese criterio de los barones había sido el andaluz José Antonio Griñán. Añadió que nadie había manifestado su oposición.

Blanco ha aprovechado su comparecencia para descartar que esta posición de Zapatero y de la cúpula del PSOE, consensuada con todos los barones, pueda ser cuestionada como un "dedazo". El número dos del PSOE ha explicado que esta posición de Zapatero y de los barones era por ahora solo la manifestación de un "deseo" porque la propuesta formal la realizará mañana el Comité Federal, que es una de las tres posibilidades que contemplan los estatutos del partido. Las otras dos son la mayoría de la ejecutiva y el 10% de los 220.000 militantes al corriente de pago.

Blanco ha subrayado, en esa línea, que mañana se convocarán formalmente las primarias y que si algún otro aspirante quiere presentarse las votaciones se producirían finalmente el 26 de junio. Hay muy pocas posibilidades reales de que, visto lo que ha sucedido esta semana con Carme Chacón, ningún dirigente del PSOE se plantee presentarse en esta competición en estos momentos. Tanto Zapatero como otros dirigentes del PSOE han justificado la rapidez para resolver esta situación en el momento crítico que vuelve a presionar a España desde el punto de vista económico.

José Blanco ha confirmado la elección de Rubalcaba porque es el candidato que "más quiere nuestra gente, el mejor, al que más temen nuestros adversarios y el que mejor puede dar respuesta a los desafíos de los españoles". El ministro de Fomento ha añadido que el partido se siente "unido para respaldar al Gobierno de nuestro país y para celebrar una conferencia politica abierta y participativa que encienda la ilusión y para respaldar al candidato". Esa conferencia será finalmente en septiembre. El vicesecretario general aseguró rotundo, además, que no habrá finalmente ni congreso ordinario ni extraordinario, como había demandado Patxi López estos días para resolver esta crisis.

ampliar foto
Chaves y Zapatero, durante la reunión de este viernes en Ferraz. EFE

Blanco ha confirmado que fue Zapatero el primero que expresó "su deseo" de que Rubalcaba fuera el candidato, lo que fue respaldado por todos los secretarios generales. No pudo precisar quién había propuesto primero la celebración de la conferencia política (que no congreso) en septiembre, si Zapatero o López.

EFE

Blanco ha añadido que mañana el comité abrirá el proceso de primarias y que en esa reunión los secretarios generales, recogiendo la propuesta de Patxi López, pedirán una conferencia política que celebraremos a primeros de septiembre" . El ministro ha confirmado que Zapatero seguirá siendo líder socialista hasta después de las elecciones del año que viene y que antes de estas tampoco habrá un congreso socialista.

Las fuentes socialistas consultadas antes de la comparecencia de Blanco subrayan que cuando se conozca hoy, al final de la jornada, el balance de cuantos barones respaldan la propuesta de Zapatero quedará muy patente que una gran mayoría suscribe la tesis de que Rubalcaba es la mejor apuesta de cartel electoral en estos momentos y que los apoyos hacia la ministra Carme Chacón eran más teóricos que reales.

Esta posición de partida de Zapatero, que había prometido hasta ahora que sería neutral, no quiere decir formalmente que se anule la convocatoria de las primarias. De hecho eso no va a suceder. El Comité Federal de mañana abrirá oficialmente el calendario para que se presenten los candidatos que quieran, que tendrían que recabar las firmas necesarias o el aval del 30% de los 220.000 militantes al corriente de pago. No es nada probable que eso ocurra, sobre todo tras conocer el posicionamiento inicial de Zapatero.

Zapatero rechaza así la celebración de un congreso para elegir a su sustituto, tal y como había propuesto el lehendakari Patxi López, con el argumento de que ocuparía un tiempo y unas energías que no le parecen convenientes cuando lo que los ciudadanos esperan son propuestas y respuestas a la crisis económica, y no tanto un debate sobre la renovación del proyecto ideológico de los socialistas. En su lugar ha apostado por una conferencia política. El propio Zapatero acaba de mencionar en su primer intervención ante los barones del partido que se hará esa convención, aunque no ha precisado su fecha. Podría ser antes del verano.

Las fuentes socialistas no han aclarado cómo se afrontará el proceso de primarias que estaba previsto ni la fecha en la que se celebraría la conferencia política que prefiere el presidente del Gobierno en lugar del congreso.

Alfredo Pérez Rubalcaba, podría convertirse en veinte días en el candidato del partido para las próximas elecciones generales. El título tercero de la normativa reguladora de los cargos públicos del PSOE recoge todos los pasos a seguir para designar al candidato a la Presidencia del Gobierno, un proceso que no podrá superar los 45 días.

Las propuestas de candidatos pueden hacerse a través de tres vías: por mayoría de la Comisión Ejecutiva Federal, con el aval del Comité Federal -que si quiere apoyar a Rubalcaba tendría que hacerlo mañana- o con el apoyo del 10% de los militantes del PSOE. Todas las propuestas tienen que llegar ante la Comisión de Garantías Electorales del partido dentro de un plazo mínimo de 15 días y un máximo de 20. Después de comprobar que se cumplen todos los requisitos, esta Comisión proclamará los aspirantes y comenzará el proceso electoral interno. Sólo se abrirá el proceso de primarias en el supuesto de existir más de una propuesta de candidato; si hay un único aspirante, su nombre será sometido a votación en el Comité Federal.

Todo este proceso está en la mente de los asistentes a la reunión de hoy, convocada para tratar de buscar una solución alternativa a la propuesta del lehendakari, Patxi López, quien ha pedido que se celebre un congreso para analizar las claves de la política socialista y, sobre todo, para buscar a un sustituto de Zapatero para aspirar a la presidencia del Gobierno en las generales del año que viene.

La reunión es clave tras la renuncia de ayer de Carme Chacón, ministra de Defensa, a presentarse a las primarias para sustituir a Zapatero y en vísperas de un decisivo comité federal convocado para este sábado por la mañana, en el que está previsto que haya un respaldo a la candidatura de Alfredo Pérez Rubalcaba, vicepresidente y ministro del Interior.

La reunión fue convocada el miércoles por medio de José Blanco, vicesecretario general del partido. El encuentro será presidido, además de por Zapatero, por la dirección del PSOE: el presidente del partido, Manuel Chaves; el vicesecretario general, José Blanco; y el secretario de Organización, Marcelino Iglesias.

A su llegada a la reunión, los dirigentes socialistas han sido prudentes y apenas han hecho declaraciones, entre otros motivos porque estaba lloviendo. José María Barreda, presidente saliente de Castilla-La Mancha, ha dicho que no iba a hablar "con la que estaba cayendo", en doble referencia a la lluvia y a la crisis interna. Guillermo Fernández Vara, aún presidente de Extremadura, ha reclamado un consenso socialista y que los dirigentes no se dejen llevar "por las vísceras" y se guíen por "la cabeza".

Además de los 17 líderes de cada federación territorial, los llamados barones del partido, participarán los secretarios de Ceuta y Melilla. La reunión en la sede central del PSOE  se prolongará sin límites de tiempo, por lo que también se ha habilitado la hora de la cena. En cualquier caso, se trata de un encuentro a puerta cerrada y por tanto sin presencia de los medios de comunicación. Las cámaras solo podrán captar unas imágenes antes del comienzo. En función del desarrollo del mismo, el partido informará de posibles comparecencias posteriores.

Más información