El PP arrolla al PSOE

Los populares aventajan 10 puntos al PSOE en las elecciones municipales

El PP gana en 10 de las 13 autonomías en juego y el PSOE solo aspira a gobernar Extremadura

Rajoy da las gracias a los votantes entre gritos de "Bildu fuera" de los militantes populares

Ver fotogalería
Zapatero durante su comparecencia en Ferraz.

El PP ha ganado ampliamente las elecciones municipales y autonómicas. Con una participación mayor que hace cuatro años -el 66,20%, según ha informado en rueda de prensa el vicepresidente Alfredo Pérez Rubalcaba-, los populares aventajan en más de 10 puntos a los socialistas en las municipales, con el 99,68% de las papeletas examinadas. Además, han ganado en los Parlamentos regionales de 10 de las 13 comunidades en juego: Castilla-La Mancha, Madrid, Murcia, La Rioja, Cantabria, Comunidad Valenciana, Castilla y León, las islas Baleares y las dos ciudades autónomas, Ceuta y Melilla. Los socialistas, que no han ganado en ninguna autonomía, solo aspiran a gobernar en Extremadura, con la ayuda de IU. Los Gobiernos regionales de Aragón y las islas Canarias dependerán de los pactos que puedan cerrarse.

Hace cuatro años, la diferencia entre populares y socialistas en las municipales fue de siete décimas. Se trata, por tanto, de una histórica victoria de los populares, en la que habrían duplicado la distancia con los socialistas, ya que la mayor distancia entre ambas formaciones conseguida hasta ahora, en 1995, con José María Aznar como líder del partido, fue de 4,45 puntos.

Si los socialistas gobernaban en 24 ciudades -16 de ellas en solitario y el resto con pactos electorales-, en 2011 se han quedado con solo cuatro ciudades donde no requieren del concurso de otras formaciones políticas: Cuenca, Lleida, Soria y Toledo.

La situación para los socialistas es tan grave que el presidente José Luis Rodríguez Zapatero ha comparecido en la sede de la calle de Ferraz, en Madrid, poco antes de la medianoche. "Los resultados indican que el PSOE ha perdido claramente las elecciones en el día de hoy", ha reconocido el presidente. Zapatero ha hecho una alusión al escenario económico y ha asegurado que, todos los Gobiernos municipales y autonómicos que salgan de las elecciones van a tener que afrontar "juntos" la crisis.

El presidente ha rechazado además adelantar las elecciones o suspender las primarias socialistas y ha recordado que es partidario de respetar los tiempos. Zapatero lo ha justificado en que le quedan reformas por hacer para "consolidar el proceso de recuperación" del país.

Francisco Camps deposita su voto. EFE

En la calle de Génova, donde se ubica la sede del PP nacional, apenas una hora después del cierre de los colegios electorales han comenzado a concentrarse militantes y simpatizantes populares. Allí comenzaron a escucharse gritos de  "Zapatero, dimisión" poco después del comienzo del escrutinio, y centenares de militantes ondeaban banderas del PP y celebraban la victoria de su partido. En esa sede, ha comparecido la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, a la misma hora que lo hacía Zapatero, para anunciar su tercera victoria consecutiva, y ha sido una de las primeras en reclamar el adelanto de las elecciones generales. "Para que España no tenga que sufrir otros 11 meses en esta situación tremenda en la que nos encontramos", ha justificado.

Media hora después de la medianoche, el presidente popular, Mariano Rajoy, salía al balcón de la sede de su partido, flanqueado por los dos ganadores de Madrid, el alcalde Alberto Ruiz-Gallardón, y la presidenta, Esperanza Aguirre -ambos revalidan el tercer mandato-, la directora de campaña, Ana Mato, y los portavoces en el Senado, Pío García Escudero, y el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría. Visiblemente satisfecho, Rajoy -que continuamente era interrumpido por los militantes, entre gritos de "Bildu, fuera"- se ha limitado a dar las gracias a un buen numero de personas: entre ellos, a quienes "han confiado" en el PP y, de manera especial, a quienes por primera vez han votado a los populares.

Sin embargo, no ha mencionado la dimisión de Zapatero, como ha hecho, por dos veces, una de ellas delante de Rajoy, la presidenta madrileña. Los gritos de los militantes del PP sobre Bildu, por tanto, supondrán una presión añadida para el discurso que quiera mantener a partir de ahora el presidente popular. La coalición Bildu ha obtenido en las elecciones municipales 313.000 votos y es la fuera política con más concejales en el País Vasco. En 1999, bajo las siglas Euskal Herritarrok, los candidatos abertzales -que entonces no condenaban la violencia de ETA- lograron 228.000 sufragios, casi 100.000 menos.

Una amplia participación 

es, sin duda, el mejor 

resultado

José Luis Rodríguez Zapatero

El Movimiento 15-M tampoco ha tenido una gran incidencia en los resultados electorales. La suma del voto nulo y el voto en blanco apenas ha supuesto un 1,23% más que hace cuatro años. Ha pasado del 3,09% al 4,23%, con una participación superior a la de 2007, con un 2,26% más. Si el voto en blanco fuera una fuerza política sería la cuarta más votada, por delante de IU, al sumar el 3,20% de los votos. En cambio, la abstención ha bajado y se ha situado en el 26,9%.

Resultados electorales

El panorama electoral que queda tras las elecciones municipales y autonómicas del 22 de mayo es el siguiente:

En las autonómicas, los socialistas pierden Castilla-La Mancha, uno de sus enclaves históricos, que no ha conocido Gobiernos de otro color, y que en estos comicios se ha convertido en el campo de batalla de los dos principales partidos. En esta comunidad, el PP había puesto todas sus bazas al enviar como candidata a la número dos del partido, María Dolores de Cospedal.

Con el 87,66% de las papeletas abiertas, el PP habría obtenido mayoría absoluta con 26 escaños, frente a 23 del PSOE. "El PP ha ganado las elecciones", ha anunciado Cospedal a las 23.35 horas, entre los aplausos de la militancia popular. El PP gobernará también en Albacete, Ciudad Real, Guadalajara y Talavera de la Reina. A los socialistas les bastaba un empate en Guadalajara para mantener el Gobierno regional. Pero ha sido la provincia, donde en los últimos años han llegado muchos madrileños en busca de viviendas más baratas que en la capital, la que ha dirimido la victoria. Allí el PP ha obtenido 12,5 puntos más que el PSOE, lo que le ha supuesto cinco diputados de los ocho que se decidían.

El presidente del PP, Mariano Rajoy, deposita su voto. Efe

En Extremadura con el 99% de los votos escrutados, los socialistas mantienen el Gobierno con el concurso de IU. Los socialistas obtienen 30 diputados que, sumados a los tres de IU, le permiten evitar que gobierne el PP, que logra 32 escaños.

En Andalucía, donde solo se celebran elecciones municipales, con el 98% del escrutinio, la distancia entre populares y socialistas es de 7,21 puntos. El PP obtiene la mayoría absoluta en Granada, Huelva, y Córdoba. En Sevilla, donde los socialistas llevan 12 años gobernando, con el 99,73% de los votos escrutados, la Alcaldía da un vuelco. Los populares obtendrían la mayoría absoluta con 20 concejales, frente a los 11 de los socialistas y dos de IU.

En la ciudad de Córdoba, IU perdería el Gobierno. Con el 99% escrutado, el partido más votado en las elecciones municipales sería el PP, que obtendría 16 concejales, seguido de Unión Cordobesa (UCOR), formación liderada por Rafael Gómez que concurre por primera vez a las municipales, con  cinco ediles. En cambio, IU y PSOE empatan a cuatro ediles cada uno.

En el País Vasco, Bildu ha dado la sorpresa al entrar con fuerza en muchos Ayuntamientos, con el 100% de las papeletas contabilizadas. Es el segundo partido con el 25,45% de los votos y la primera en concejales en todo el territorio vasco, casi un centenar más que el PNV. Este partido habría obtenido un tercio de los votos y los socialistas el 16,5%. En Guipúzcoa, con el 95% de las papeletas computadas, Bildu es la primera fuerza política. Es la segunda en Vizcaya y la tercera en Álava.

En Navarra, UPN es la fuerza más votada, con 19 diputados regionales, aunque ha perdido tres. Los socialistas obtienen nueve escaños, ocho Nafarroa Bai, irrumpe Bildu con siete, el PP vuelve a la Cámara regional, con cuatro diputados, e IZQ-EZK gana uno y llega a tres ediles.

En Madrid, los votos otorgan un tercer mandato a Esperanza Aguirre, con una nueva mayoría absoluta, aún más amplia, cuando el recuento llegaba al 92,44%. Obtiene 72 escaños, a costa del PSOE que se queda en 36 diputados, en una Cámara regional más amplia de 129 diputados, por el aumento de la población. El PSOE se hunde con Tomás Gómez, que obtiene más de siete puntos menos que su predecesor, Rafael Simancas, y no logra ni un tercio de los sufragios, lo que supone el peor resultado histórico de los socialistas en Madrid. IU obtendría 13 diputados y entraría UPyD en la Asamblea de Madrid con ocho escaños.

Aguirre ha agradecido la victoria "por abrumadora mayoría" y, especialmente, a los nuevos votantes que han optado por el PP. "Gobernaremos para todos y especialmente para los que lo pasan peor", ha dicho.

En la ciudad de Madrid, con el 99,62% de las votos computados, los populares obtendrían tres ediles menos, pero mantendrían la mayoría absoluta con 31 concejales. Los socialistas pierden tres y se quedan en 15, lo que supone un peor dato que el obtenido por el ministro Miguel Sebastián hace cuatro años, que sí que superó la barrera del tercio de los votos. Mientras, IU se mantiene con seis ediles. La novedad es que UPyD irrumpe en la Corporación municipal con cinco ediles.

En Valencia, con el 90,13% del recuento, Francisco Camps no acusa ningún desgaste por el caso Gürtel y obtiene una nueva mayoría absoluta. Gana dos escaños y logra 56 diputados, mientras los socialistas pierden seis, de 38 a 32 escaños. Compromís obtiene seis bancadas y EUPV, cinco.

En Barcelona, CiU ha logrado ganar la Alcaldía después de 32 años. Con el 99,82% de las papeletas escrutadas, CiU saca 15 concejales, mientras el socialista Jordi Hereu, se queda en 11 ediles. Xavier Trias se convertiría así el nuevo alcalde. Además, el PP obtendría ocho ediles, ICV-EUiA obtendría cinco y UxB (ERC, Reagrupament y Democràcia Catalana), dos.

En Castilla y León, la tierra de José Luis Rodríguez Zapatero, con el 99% de los votos abiertos, el PP obtiene la mayoría absoluta, con 53 diputados. Los socialistas se quedan en 29 escaños. Además, en la ciudad de León con el 75% escrutado, el PP obtendría 15 concejales, uno más de la mayoría absoluta, por lo que el PSOE perdería el Ayuntamiento.

En Aragón, con el 100% del recuento, el PP es la primera fuerza, con 30 diputados regionales. La suma del PSOE (22 escaños), IU (cuatro) y CHA (cuatro) permitirían un empate a la hora de decidir quién gobierna. La llave la tendrá PAR, con siete diputados.

En Zaragoza, con el 100% de los votos abiertos, los populares se convierten en la fuerza más votada, con 15 ediles, a uno de la mayoría absoluta. Pero la suma del PSOE (10 ediles), Chunta Aragonesista (tres) e IU (tres) podrían mantener a la izquierda en el Gobierno. Si los socialistas mantienen el Ayuntamiento se convertiría en la ciudad más importante gobernada por ellos.

En Galicia, el PSdG pierde A Coruña, con un recuento del 91,21%, y Santiago, con el 94%. La Alcaldía coruñesa la gana el PP, con 14 ediles, frente a los ocho del PSdG, los cuatro del BNG y uno de EU. En Santiago obtendría 13 escaños, nueve el PSdG y tres el BNG.

En Asturias, el Foro Asturiano (FAC), el nuevo partido del ex ministro Francisco Álvarez Cascos, empata en escaños con el PSOE. Con el 80% del recuento obtendría 16 diputados, al igual que los socialistas. De mantenerse así, necesitaría del PP, con 10 ediles, para gobernar. Los populares están dispuestos a permitir que Cascos gobierne.

En Cantabria, con el 92,66% de los votos examinados, pierde el Gobierno regional Miguel Ángel Revilla, del Partido Regionalista de Cantabria. El nuevo Ejecutivo será del PP, que logra 20 diputados regionales, y los socialistas se quedan en siete escaños.

En Murcia, el PP obtiene el 59% de los votos, lo que le supone 33 diputados regionales. Los socialistas obtienen 11 escaños.

En La Rioja, los populares también ganan la mayoría absoluta, con 20 diputados, mientras el PSOE se queda en 11 parlamentarios.

En las islas Baleares, con el 91% de los sufragios examinados, el PP logra 35 escaños y formará Gobierno, mientras que los socialistas obtienen 14 escaños.

En las islas Canarias, con el 99% del escrutinio, empatan en diputados Coalición Canaria y el PP, con 21 escaños cada uno, mientras el PSOE se queda con 15 diputados. Los pactos de gobierno pueden ir de un lado a otro. El PP no descarta incluso pactar con el PSOE para dejar a Coalición Canaria fuera del Gobierno.

En las dos ciudades autónomas, Ceuta y Melilla, arrasa también el PP. En Ceuta el PP obtiene 18 escaños y los socialistas, tres. En Melilla, el PP logra 15 diputados y los socialistas se quedan con dos.

 "Una nueva etapa"

Apenas se habían cerrado las puertas de los colegios electorales, cuando ya el PSOE comenzaba a admitir un posible fracaso. Ha sido la portavoz del Comité Electoral del PSOE, Elena Valenciano, la encargada de barruntar las peores noticias al admitir que a su partido le esperaba una noche electoral muy negra. "No será una buena noche para el PSOE", confesaba la dirigente socialista, que anunciaba pérdidas de Ayuntamientos y comunidades autónomas, pese al aumento de la participación, y lo justificaba en la crisis económica. Los 4,9 millones de parados habrían pasado factura al PSOE, según esta tesis del partido.

Una hora después del cierre de los colegios electorales, Ana Mato, responsable de la campaña electoral del PP, ha pronosticado la victoria de su partido. "Es el inicio de una nueva etapa en nuestro país", ha anticipado. A medida que discurrían los primeros pronósticos, la calle de Génova, donde está ubicada la sede del PP nacional, iba poblándose de militantes y simpatizantes populares, a la espera de celebrar la victoria de su partido.

Una campaña atípica

Los ciudadanos han acudido a votar después de una campaña atípica, en la que no han sido precisamente las propuestas de los partidos políticos las que han centrado el debate. En el arranque de la campaña, la atención la acaparó la formidable bronca que provocó la decisión del Tribunal Constitucional de permitir, por seis votos a cinco, que la coalición Bildu -integrada por Alternatiba, Eusko Alkartasuna e independientes abertzales- se presentara a las elecciones en el País Vasco y Navarra.

Apenas una semana después, la movilización de un grupo de ciudadanos desencantados, que llevaban meses preparándose a través de las redes sociales para mostrar su hartazgo ante la falta de futuro, la corrupción y el rechazo al bipartidismo de PSOE y PP, ha ido creciendo como una bola de nieve hasta acaparar la atención pública y desplazar a cualquier otro debate. El denominado Movimiento 15-M tomó hace hoy una semana la Puerta del Sol de Madrid y a lo largo de la semana ha abierto sucursales en 703 ciudades de toda España, de las grandes ciudades europeas y ha dado el salto a México y Estados Unidos. Los partidos de izquierda han tratado de atraer a este movimiento, sin éxito, mientras el PP lo vinculaba al desencanto con el PSOE y a los antisistema para animar a su propio electorado.

Pero nadie sabe con seguridad en qué deparará esta fenomenal movilización que ha encontrado simpatías en diversos sectores de la sociedad. Mientras tanto, los protagonistas de los últimos días, los acampados en la Puerta del Sol, ni siquiera seguían el desarrollo de los resultados electorales, según informaron Miguel González y Joseba Elola. Estaban más pendientes de sus propias asambleas. Hoy mismo han despejado una de las incógnitas que pendía sobre su futuro y han decidido en asamblea permanecer acampados una semana más en el epicentro de Madrid. El próximo sábado se votará en los barrios y el próximo domingo volverán a decidir su futuro. Además, se ha creado una nueva comisión, de permanencia, para velar porque la protesta no se destruya ni se disuelva en el caso de que la policía intentara desalojarlos.

A ellos se han referido directa o indirectamente los principales líderes políticos y candidatos. Entre ellos el vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien ha dicho que "la democracia no es solo votar, pero sin votos no hay democracia". Del calado de las protestas también da cuenta las declaraciones del vicepresidente tercero, Manuel Chaves, que al acudir a las urnas ha destacado que los partidos políticos tendrán que hacer "una reflexión" de lo que ha supuesto el movimiento y de sus peticiones.

Más información