Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El silencio político más activo

El campamento instalado en Sol aprovecha la jornada para ampliar sus actividades y favorecer la reflexión un día antes de la cita con las urnas

Concierto en la Puerta del Sol.

“Buenos días. ¿Seguimos la lucha? ¿Tenemos ganas?”. Este es el mensaje con el que el campamento ha inaugurado su séptimo día en el corazón de la capital española. Una frase que resume el sentimiento más vivo hoy: el Movimiento 15-M debe estar más seguro y activo que nunca.

Los manifestantes del campamento instalado desde el pasado domingo en la Puerta del Sol han decidido aprovechar la jornada de silencio de consignas electorales para intensificar su programa de actividades de reflexión. Los concentrados y los partidos tradicionales acrecientan su distancia un poco más cada día, de modo que, mientras los candidatos de uno y otro color dedican su día libre a ir al cine o a pasear a su perro por la Casa de Campo, los congregados en Sol participan en debates, sugieren iniciativas de tipo económico, medioambiental o educativo, opinan sobre el rumbo que debe tomar el movimiento, ironizan sobre la banca y las grandes empresas, asisten a talleres del colectivo feminista o siguen el ritmo al son de los tambores y los djembés.

Que la programación de hoy iba a ser intensa ya se advertía pasada la medianoche. Los concentrados en el nuevo pequeño Estado entraron en el día de reflexión con un grito mudo. Unas 25.000 personas, según la policía, se taparon la boca con cinta aislante para después proclamar todos a una como si fueran una sola voz: “Así, así, así vota Madrid”.

Que la programación de hoy iba a ser intensa ya se advertía pasada la medianoche

Esta mañana las tiendas de campaña y los cuerpos envueltos en mantas ya ocupaban todo el perímetro de la acera, desde la valla que protege el andamio que envuelve el edificio de Tío Pepe, hasta la esquina en la que confluyen Sol y la calle del Arenal. En la comisión de acción, las actividades a duras penas encontraban hueco en el tablón con el horario. A las 11 de la mañana, grupo de trabajo medioambiental; a las 12.30, actuación de payasos, malabaristas, cómicos y saltimbanquis; a las 13, asamblea; a partir de las 15, conciertos; a las 18, un paseo reflexivo desde Sol hasta el Banco de España; a las 20.30, pasacalles... Además de los debates que surgen de manera espontánea y del opinódromo que se ha habilitado para que cada uno exprese su situación, su punto de vista o su particular hoja de ruta.

Aunque el cansancio se nota ya en las caras de los casi 700 voluntarios que integran la quincena de comisiones, el campamento mantiene la cautela y no asegura pero tampoco descarta su continuidad más allá de mañana. Para evitar un posible desalojo, el recién constituido grupo de respeto que se estrenó ayer ha presentado en la asamblea el protocolo en caso de una intervención policial en la concentración de esta tarde, que la Junta Electoral Central prohibió el pasado jueves. Miembros de esta comisión se colocarán en cada una de las calles adyacentes a la plaza para formar un cordón humano ante un intento de desalojo. “Sobre todo hay que estar tranquilos y mantener la calma”, insiste una representante de este grupo.

En la comisión de acción, las actividades a duras penas encontraban hueco en el tablón con el horario

En la comisión de comunicación aseguran que siguen trabajando en una propuesta que presentar a la asamblea para que decida si prorrogar o no la acampada después del 22-M. Como primer paso, el colectivo encargado de las infraestructuras en el campamento ya ha anunciado que no se crearán nuevas comisiones ni grupos de trabajo hasta el próximo lunes.