Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tribunal decide encausar a la cúpula del PP de Camps por financiación ilegal

La mayoría de la Sala Penal valenciana se inclina por aceptar la inhibición de Pedreira

Federico Trillo, detrás de Francisco Camps, hace una peineta a la salida de un acto en Torrevieja. Ampliar foto
Federico Trillo, detrás de Francisco Camps, hace una peineta a la salida de un acto en Torrevieja. Efe

El Tribunal Superior de Justicia valenciano empezó ayer a deliberar sobre si asume la segunda inhibición del juez instructor del caso Gürtel en Madrid, Antonio Pedreira. En ella dejó constancia de los múltiples indicios de que la cúpula del PP valenciano y varios altos cargos del Gobierno de Francisco Camps incurrieron presuntamente en conductas corruptas: dos delitos electorales (financiación ilegal de campañas electorales de 2007 y 2008), cohecho y prevaricación en la adjudicación de contratos a la trama por parte de consejerías de la Generalitat y de la televisión pública autonómica, Canal 9, en este caso con motivo de la visita del papa Benedicto XVI a Valencia en 2006.

Una clara mayoría de la Sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, compuesta por cinco magistrados, se inclina por asumir la inhibición. Ello significará, según fuentes jurídicas, la imputación de los denunciados por la Fiscalía Anticorrupción en aplicación del artículo 118 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal. Para asegurar su derecho a la defensa, los acusados deberán ser representados a partir de ese momento por procurador y letrado. No se descarta que la decisión del tribunal cuente con un voto particular contrario a aceptar la inhibición.

La deliberación continuará hoy, según fuentes del tribunal, por lo que es improbable que el auto con la resolución se conozca antes de la semana que viene. Por tanto, se conocerá después de las elecciones del 22-M. La discusión en el seno del tribunal está siendo larga porque la segunda inhibición ha llevado aparejada una gran carga de trabajo. El juez Pedreira la envió acompañada de 68 DVD, que contienen miles de folios sobre la instrucción del caso, realizada primero en la Audiencia Nacional y posteriormente en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Los magistrados valencianos, y especialmente el ponente José Francisco Ceres, han tenido que estudiar esa documentación antes de adoptar una resolución.

En la inhibición hay indicios de delito electoral, cohecho y prevaricación

La decisión es compleja porque no solo afecta a la asunción de la inhibición en sí, sino también a los pasos a seguir con los distintos supuestos delitos que figuran en ella. Los magistrados deben determinar si los engloban en un único caso o se abren distintos procedimientos en función, por ejemplo, de si existen indicios sólidos de la participación de aforados en los mismos. Si optaran por esta última opción, parte de los delitos serían enjuiciados por el TSJV; otros, ante la Audiencia de Valencia, y es posible que sobre otros deban decidir tribunales de Madrid. La Sala Civil y Penal depurará, en todo caso, la inhibición de Pedreira y, por tanto, algunos de los inicialmente señalados como supuestos partícipes pueden quedarse fuera de los procedimientos y, en cambio, otros que no figuraban, ser incluidos.

El auto se coonocerá la semana que viene tras las elecciones

En la inhibición dictada por Pedreira y en el escrito presentado por la Fiscalía Anticorrupción sobre la tramitación de la misma en Valencia, se apuntaba que en los delitos electorales habrían participado: Vicente Rambla (vicepresidente primero de la Generalitat); David Serra (vicesecretario de Organización del PP de la Comunidad Valenciana); Ricardo Costa (ex secretario general del PPCV); Yolanda García (tesorera del PPCV); Cristina Ibáñez (administradora del PP valenciano); Luis Bárcenas (extesorero del PP nacional); dos personas identificadas como El Príncipe y El Cantante; los cabecillas de la trama Francisco Correa, Pablo Crespo y Álvaro Pérez, El Bigotes, y varios de sus empleados, y los gestores efectivos de ocho constructoras. Los presuntos delitos consistieron en que ocho constructoras hicieron aportaciones ilegales a las campañas del PP valenciano utilizando como vehículo a empresas de la trama.

En los delitos contra la Administración Pública (cohecho y prevaricación), la inhibición de Pedreira, así como Anticorrupción, señalaban que existían indicios de delito en la contratación de la trama con numerosas consejerías valencianas y con Canal 9. Se citaba a la presidenta de las Cortes valencianas y exconsejera de Turismo, Milagrosa Martínez; a su ex jefe de gabinete Rafael Betoret (a punto de sentarse en el banquillo con Camps en la causa de los trajes); a los "distintos cargos que intervinieron en la contratación, cuya concreta identificación queda parcialmente pendiente de investigar"; y a Pedro García, exdirector de Canal 9 y exresponsable de Comunicación en Presidencia de la Generalitat.

Un difícil calendario judicial para varios años

El calendario judicial que tienen por delante el presidente de la Generalitat y favorito en las elecciones autonómicas del próximo domingo, Francisco Camps, se presenta difícil y largo. Y una vez que se concrete la asunción de la segunda inhibición dictada por el juez Antonio Pedreira a favor del tribunal valenciano, puede sucederle lo mismo a todo, o parte, de su círculo de confianza en el Gobierno y el PP regional: algunas de las causas relativas a dicha inhibición podrían durar cuatro o cinco años. La parte más clara es la que afecta al propio Camps, Ricardo Costa, Víctor Campos y Rafael Betoret, imputados por un presunto delito de cohecho impropio al haber aceptado presuntamente regalos de la trama Gürtel. Una práctica que, según la investigación, la red dirigida por Francisco Correa utilizaba para engrasar la maquinaria corrupta: ganarse el aprecio y la confianza de altos cargos de Administraciones de distintos lugares de España, ante las que sus empresas concurrían para obtener la adjudicación de contratos.

La llamada causa de los trajes solo está pendiente de que la Sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia valenciano (TSJV) resuelva los últimos recursos, relativos a la primera inhibición dictada por el instructor del caso en Madrid, Antonio Pedreira. Las fuentes consultadas consideran que muy probablemente la sala desestimará los recursos. Siendo así, se celebrará en el plazo más corto posible, como marca la ley, la audiencia preliminar, el acto previo a la decisión del juez José Flors de abrir o no juicio contra Camps. El magistrado ya convocó hace un mes esa audiencia, pero dejó abierta la fecha hasta que se resolvieran los recursos. Si, como todo apunta, el juez dicta la apertura, empezará entonces la selección del jurado popular y el juicio en sí se celebrará probablemente en otoño.

El resto de casos, una vez que se concrete la segunda inhibición, serán largos por la abundante documentación que los acompañan. Su duración, señalan fuentes jurídicas, dependerá en buena medida de si las partes mantienen la táctica de dilatar su marcha interponiendo recursos.