Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

PSOE y PP intercambian golpes con cientos de imputados por corrupción

Rajoy se atrinchera con Camps tras un listado de supuestos casos de corrupción de los socialistas

Ampliar foto
Mariano Rajoy y Camps saludan a los asistentes al mitin que el PP ofreció el 17 de mayo en la plaza de toros de Valencia. EFE

Los imputados entran en campaña. Ya eran protagonistas porque un centenar de ellos de todos los partidos van en las listas electorales, pero se han convertido también en arma electoral que los principales partidos se arrojan desde que el presidente del PP, Mariano Rajoy, participara el martes en un acto de apoyo a Francisco Camps en Valencia. Y sobre todo desde que el líder del PP defendiera ayer en la cadena Ser la honradez del presidente de la Generalitat valenciana: "Es una persona honrada y ha recibido un apoyo masivo por parte de los ciudadanos y estar imputado no es estar condenado”. Su tesis sigue siendo la de que por “tres trajes no se corrompe nadie”.

Rajoy se ha atrincherado en apoyo a Camps tras un supuesto listado de casos de corrupción o actuación judicial que afectan al PSOE. El propio Rajoy hizo mención a esa recopilación de un centenar de casos de socialistas en su entrevista en la SER para intentar extender la idea de que ese problema lo tienen todos los partidos. El PP ha elaborado una relación de 116 imputados del PSOE en toda España. En esa relación, se incluían cargos públicos que ya no lo son como Trinidad Rollán, ex Alcaldesa de Torrejón de Ardoz (Madrid). Rollán sí fue expresamente apartada de las listas del PSOE de Madrid, aunque se mantenga como secretaria de Organización de los socialistas de la comunidad. La relación del PP tampoco diferencia entre los delitos, como sí hizo Rajoy en su defensa de Camps.

Ante el respaldo explícito de Rajoy a Camps, los socialistas intentaron lanzar su contraofensiva con un documento del PSOE de la Comunidad valenciana que denuncia la pasividad del PP con la corrupción. Y cómo la comunidad que preside Camps se está convirtiendo en un referente, no por sus políticas, sino por la profusión de casos de corrupción.

En el argumentario interno del PP sobre la corrupción del PSOE se reconstruye una relación específica por comunidades autónomas, con 14 supuestos casos sospechosos a nivel municipal en pueblos de la comunidad valenciana. Aunque la comunidad en la que el PP más se detiene, y no es casual, es Andalucía, donde observan según su recuento 45 supuestos casos de corrupción en las filas socialistas.

El PP defiende que hay que cambiar la ley para que no se vulnere la presunción de inocencia del imputado

La figura del imputado

El PP defiende que la figura del imputado es difusa, que es preciso cambiar la ley para que no se vulnere la presunción de inocencia. En eso se escudó ayer Rajoy para asegurar que hay casos como el del líder del PP de Canarias, José Manuel Soria, que fue imputado y luego desimputado sin cargos. También dijo que en Murcia el PP había llegado a tener hasta 40 casos de imputados, que tampoco fructificaron en nada. El documento interno del PP contra el PSOE precisa que ese partido tiene en Murcia una decena de imputados.

Según el PSOE, esta posición de Rajoy choca con documentos recientes del partido, que hacen propósito de enmienda en el combate contra la corrupción, sin hacer diferencias entre la gravedad de los hechos que se imputan, como sí hace el líder popular con Camps. “Es cierto que existen prácticas corruptas y comportamientos ilegales en las actuaciones de algunos responsables políticos. Por ello, debemos luchar contra ellas con tanta firmeza como repulsa social levantan. Por esta razón, la lucha contra la corrupción es uno de los objetivos principales del PP, ya que el funcionamiento del sistema democrático no debe quedar nunca en entredicho por actitudes permisivas, indolentes o exculpatorias ante la gravedad de determinados comportamientos”, asegura el documento que el PP aprobó recientemente y que firmó en un acto público el propio Camps. Antes, el PP hizo público en noviembre un documento contra la corrupción que no distinguía en el tipo de delito o conducta a combatir.

Y el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Antonio Griñán, aseguró ayer que el PP practica la "doble moral" en relación con los imputados por casos de corrupción.

El socialista Griñán hacía frente al hecho de que el PP en Andalucía sí ha explotado la corrupción como argumento electoral, en relación a los casos de los ERE falsos. Es decir, el PP ha hecho en Andalucía lo que no hace en Valencia y los socialistas han hecho en Valencia lo que no hacen en Andalucía.

En todo caso, los casos de corrupción no afectan electoralmente al PP, según se pone de manifiesto en las encuestas, incluidas las de Metroscopia y las del CIS. De hecho, Camps reforzará su mayoría en Valencia, según todas las previsiones.

Fuentes del PSOE explican que, a la luz de las encuestas, la corrupción no es una buena arma para su campaña, porque todos los estudios demuestran que al PP no le desgastan los casos de corrupción, porque su electorado está muy movilizado. Por eso, José Luis Rodríguez Zapatero no incidió en el tema en su intervención en Valencia. Fuentes del equipo del PP explican que están constatando que asuntos como la crisis económica y el paro están muy por encima de los casos y, por tanto, apenas tendrán incidencia en estas elecciones.