Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carod planta a la dirección en el 80 aniversario de Esquerra

Esquerra Republicana conmemoró la fundación del partido

El partido escogió un escenario simbólico para la efeméride

Esquerra Republicana conmemoró ayer el 80 aniversario de la fundación del partido con llamadas a recomponer la unidad, la presencia de dirigentes históricos como Heribert Barrera y una ausencia destacada, la de Josep Lluís Carod Rovira, que optó por no acudir al acto.

Esquerra escogió un escenario simbólico para la efeméride: la antigua sede del Fomento Republicano de Sants, el mismo emplazamiento que vio nacer el partido en marzo de 1931. La significativa ausencia del expresidente de ERC Josep Lluís Carod Rovira contrastó con la presencia de líderes históricos como Jordi Carbonell o, aún más destacable, Heribert Barrera, que fue condecorado con una insignia especial del partido.

Distanciado desde hace tiempo de la cúpula de ERC, Barrera inició su intervención reconociendo este hecho: "Hace años que por razones de edad sobre todo y también por discrepar de la política seguida en el partido mi militancia no ha sido nada activa".

Barrera sí quiso participar en primera línea en el acto de ayer por tratarse de "un día excepcional". Joan Puigcercós aprovechó la ocasión para reclamar unidad al partido y destacar como un éxito la supervivencia de ERC pese a los periodos de gran hostilidad que ha vivido. "Somos indestructibles", aseguró el líder republicano, que atribuyó la ausencia de Carod a "motivos familiares".